Farándula

Corazón Serrano deja la cumbia

Corazón Serrano deja la cumbia

Por el temor a perder todo y la “persecución” del Ministerio de Trabajo a la que es sometida el popular grupo “Corazón Serrano”, decidió dar un paso al lado. Este ministerio mediante un comunicado informó que nada tienen que ver en este asunto y deslizó todo acto de responsabilidad a SUNAFIL que es un ente autónomo. ¿Quién tiene la razón?

Es la justicia de la injusticia la que obligó a los her­manos Guerrero Neyra a tomar la decisión de abandonar la cumbia. El grupo “Corazón Serrano” fue conde­nado a pagar la suma de dos millo­nes y medio de soles, según el Mi­nisterio de Trabajo, por infringir las normas laborales.

“No tenemos otra opción. La hu­mildad muchas veces se castiga, se paga así y de esta manera tan repudiable. Nosotros trabajamos para llevar alegría a los pueblos más olvidados de nuestro sufrido país. Estos señores aplicaron la ley sin tomar en cuenta que labor em­prendida no es como en otras empresas que trabajan bajo un techo. Aquí uno se mueve de un lugar a otro. ¿Acaso no es un ries­go para todos? Las empresas de transporte movilizan a menores de edad y mueren en el camino por ne­gligencia humana. Quién dice algo, todos callados”, remarcó.

Fans lloran partida
Los hinchas de Corazón Serrano expresaron su más enérgi­c o rechazo en contra de las autoridades del Estado al sancionar a sus ídolos. “No es justo. En todo el mundo se trabaja pero sin la explotación. Es­tos señores deben velar más por los niños y menores que laboran en precarias condi­ciones”, sustentaron.

Esta decisión no sólo alarmó a sus her­manos de arte también a la gente que rodea al grupo de cumbia sanjuanera. Al sa­lir Corazón Serrano del ambiente mu­cha gente se queda sin trabajo como es el caso del promotor que cuenta con un personal que se encarga de buscar locales, permisos municipa­les, de la región, entre otros trá­mites burocráticos.

“En vez de dar chamba la quitan”
De la misma forma, los músicos que son casados y otros que mantienen a su familia. A esto, si le sumamos, el resguardo tanto civil como policial pierden ingresos extras. Los distribui­dores de cerveza también son afecta­dos con sus respectivos cantineros y botelleros.

Y la lista sigue, porque los ven­dedores ambulantes que pululan en las afueras de los locales, los que venden alimentos, aficheros, banderolas, im­prenteros y volanteros. Todos están tristes porque no verán más a su elenco preferic52f69_comunicadodo.

Comentarios

admin

noviembre 20th, 2015

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *