El australiano acusado de asesinato por el baño de sangre en dos mezquitas de Nueva Zelanda planea representarse a sí mismo durante el juicio y parece «congruente», dijo este lunes su abogado designado por la corte.

Brenton Tarrant fue acusado el sábado por asesinato por una corte de la localidad neozelandesa de Christchurch, durante una breve comparecencia durante la cual hizo un signo con la mano propio de los supremacistas blancos.

El abogado de oficio Richard Peters, quien lo representó durante la audiencia preliminar, dijo a la AFP que el australiano, de 28 años, «indicó que no quiere un abogado».